CORTINAS Y ESTORES

 La buena elección de las cortinas o estores, puede hacer que un ambiente se vuelva más cálido y hasta puede convertirse en un elemento significativo de la decoración. La mala elección de una cortina puede distorsionarnos la imagen general de la habitación, pero debemos de tomar en cuenta lo siguiente: en primer lugar el estilo decorativo de la habitación, luego el tipo de ventana y la iluminación del ambiente.

Las cortinas y estores los hay de diferentes texturas y calidades según la tela que escojamos, pero también los tenemos de diferentes tipos como:

  • Las venecianas o tipo persiana que permiten dosificar la intensidad de luz según nuestras necesidades, las hay de variados colores y tamaños, pero son más aplicadas a ambientes laborales o en la casa en el escritorio o estudio.
  • Los tapasoles, son las cortinas hechas de materiales livianos y su principal función es protegernos del sol, puede ser de colores neutrales como beige, blanco o de encaje, pero si usamos de color de puede dar una tonalidad más cálida al ambiente.
  • Los visillos son paneles de cortinas sujetados por arriba y por abajo, mayormente hechas de telas livianas; como son láminas de tela permite que pase la luz con más facilidad.
  • Los estores son un tipo de cortina que se adecua a los ambientes modernos y de estilo minimalista, porque nos dan la apariencia de ocupar menos espacio, se recogen a diferentes alturas formando tablas.
  • Los estores enrollables, se pueden recoger totalmente dejando descubierta la ventana en su totalidad y es ideal para baños y cocinas.
  • El panel japonés, es un tipo de cortina que se compone de paneles, que se mueven de manera horizontal. Puede tener dibujos o estampados porque como se encuentra la tela tensada.
  • Los bandos, no son propiamente cortinas sino que se ubica en la parte superior de la cortina, tapando los rieles, pueden ser en pliegues o en cascada y casi siempre son de la misma tela de las cortinas gruesas.
  • Los barrales, son los tubos por donde pasamos la cortina y pueden ser de madera o fierro, todo depende del estilo de la habitación aunque principalmente va mejor en estilos rústicos.

El color de las cortinas tiene que estar de acuerdo con los colores de las paredes o el patrón de las telas de la habitación como cobertores y cubrecamas. Y el material de la tela escogida debe ser adecuado a la luz que requerimos en el ambiente. Por ejemplo, en habitaciones con poca iluminación es conveniente telas ligeras y traslucidas, en cambio las habitaciones con excesiva luz se requiere de telas más gruesas.

Si no queremos que pase nada de luz utilizaremos el terciopelo, pana o brocado. Y en aquellas que deseamos no oscurecer mucho el ambiente utilizaremos el lino o la gasa.

Para no equivocarnos al momento de mandar hacer las cortinas, lo mejor es pedir antes un retazo de muestra y probarla en casa, para ver si combina con los muebles o con los colores de la habitación.

Siempre es bueno preguntar si la tela no se encoge o como debe ser la limpieza para evitar problemas posteriores. Porque muchas de ellas no deben lavarse en lavadora o requieren lavado en seco.

En resumen se puede mejorar la impresión de nuestras ventanas de una manera muy simple y práctica, haciendo uso de nuestra creatividad al elegir las cortinas o estores más adecuados a la decoración de la habitación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *